Take a Chef

¡Un Chef Profesional en la comodidad de tu casa!

Destapando los 10 mitos sobre el pan

Aprovechamos el 16 de octubre, celebración del Día Mundial del Pan, para descubriros algunos de los falsos mitos que rodean a este alimento.

1. Comer pan engorda

Quizás sea el mito más extendido y más equivocado que hay sobre el pan. Ningún alimento tiene la propia capacidad de engordar, sino de aportar en mayor o menor medida calorías. Además, numerosos estudios demuestran que el pan debe formar parte de una dieta equilibrada, ya que es una fuente de carbohidratos y no contiene apenas grasas.

2. Podemos prescindir del pan

Error. Un auténtico error. El pan es un alimento básico en cualquier dieta equilibrada. Es una fuente de hidratos de carbono, proteínas, vitaminas, fibra y minerales… por lo que os recomendamos que no lo elimineis de vuestras comidas si no queréis conseguir un desequilibro. Eso sí, con moderación. Los expertos recomiendan tomar entre 220 y 250 gramos al día, repartidos en las diferentes comidas. Y en el caso de dietas de adelgazamiento, tomar al menos 100 gramos de pan.

3. La miga engorda el doble que la corteza

Ya os estamos imaginando, sentados alrededor de la mesa y quitando la miga a vuestro pequeño trocito de pan. ¿Por qué? Porque según tenéis entendido la miga engorda el doble.

Hay que saber que tanto la miga como la corteza forman parte del mismo pan y su composición es la misma. La única diferencia es que la corteza, tras el horneado, se deshidrata y por lo tanto el agua se evapora, de ahí su aspecto esponjoso. La miga por el contrario conserva el agua.

bread-534574_1920

4. El pan integral tiene menos calorías que el pan blanco

Adiós a la falsa creencia de que el pan integral aporta menos calorías que el pan blanco: aportan las mismas. La diferencia está en que el pan blanco conserva en su resultado el germen y el salvado del grano de trigo. La ventaja del pan integral no es que aporte menos calorías, según todos tenemos entendidos, si no que cuenta con un alto contenido en fibra. Esta fibra produce sensación de saciedad, retrasa la absorción de glucosa y ayuda a combatir el estreñimiento.

5. Los biscotes o el pan tostado son mejores para las dietas

Partiendo del hecho de que una misma rebanada, ya sea tostada o sin tostar, tiene las misma calorías, queda demostrado que un trozo de pan tostado no es mejor que uno de pan blanco. Respecto a los biscotes, éstos suelen contener grasas y azúcares, por lo que si comparamos la misma cantidad de biscotes con pan blanco, este último aporta menos calorías.

Si que debemos reconocer que el pan tostado tiene dos ventajas: que se conserva durante más tiempo y que resulta más digestivo.

6. El pan sin sal tiene menos calorías

Se trata de otro mito del pan. El pan sin sal aporta las misma calorías que el pan normal o con sal. La única diferencia es que su consumo es adecuado para personas con problemas cardiovasculares, que el nivel de sodio es menor.

background-2561_1920

7. El pan precocido es peor que el pan artesanal

En este punto es importante diferenciar dos cosas: a la hora de hablar de pan artesano podemos diferenciar aquel que no utiliza aditivos ni grasas saturadas o aquel, que se vende como artesano pero si lo contiene. Si comparamos el precocido con el artesanal que si utiliza aditivos, tenemos que reconocer que la calidad es la misma. En la mayoría de ocasiones, ambos contienen los mismo ingredientes.

Solo podríamos destacar como el mejor, el artesano de toda la vida. Ese que se elabora con agua, harina, levadura y sal, en un horno de piedra.

8. No quiero ni oír hablar de los bocadillos

Pues deberías hacerlo. El bocadillo es un alimento interesante, desde el punto de vista nutricional. Es barato, fácil de preparar y te permite infinidad de combinaciones. Lo que aporta mayor número de calorías son los ingredientes con los que rellenamos el bocadillo, no el pan. Así que te recomendamos que meriendes bocadillos, pero que lo hagas con verduras, quesos y fiambres bajos en grasas o carnes magras.

9. Cuanto mayor es la fecha de consumición, mejor es el pan

Falso. Cuanto mayor es la fecha, más conservantes contiene el producto, y por lo tanto, de peor calidad. Estos conservantes aumentan su contenido en sodio, algo que deben tener en cuenta muchas personas que sufren de tensión arterial.

10. Los diabéticos no pueden comer pan

Sí que pueden. Los diabéticos no tienen que dejar de comer pan. Pueden incluirlo en su dieta. Lo único, es que lo deben hacer controlando la cantidad de toman: deben conocer cómo consumirlos, qué versión elegir y qué cantidad. El integral es más favorable, ya que retrasa la absorción de la glucosa.

Así que ya sabéis. No siempre hay que hacer caso de todos los mitos que hay sobre los alimentos y sus calorías. Lo mejor es, que cuando tengamos dudas, busquemos la información y conozcamos si de verdad lo que tenemos entendido es cierto o se trata de un mito. ¡Buen fin de semana!

Lleva un Chef Profesional a tu casa y vive la Experiencia

Reserva Aquí

alimentacióndietalifestylemitospantakeachef

takeachef • 16 octubre, 2015


Previous Post

Next Post

Deja una respuesta

Your email address will not be published / Required fields are marked *